De mil colores

¡De mil colores mil!

Es sin duda uno de mis vestidos favoritos. Cuando Verónica me enseñó la foto del vestido original me enamoré radicalmente de su estampado, sus colores, su forma, ¡pero sobre todo la osadía que desprendía! Nos costó muchísimo encontrar una tela similar a la del vestido original, se trataba de un tul semitransparente con bordados destellados, pero finalmente conseguimos dar con una muy parecida que, como veis no pasa desapercibida.

La tela es de un género recio debido al bordado de las flores, pero muy ligera al tratarse de una rejilla muy fina de tul en el fondo. Acompañamos los detalles con una blonda (mi detalle querido) que cubría el filo del escote y el borde en la falda del vestido.

 

Deja un comentario